La ansiedad

 

!Siento que me ahogo!

 

Desde hace unos años  a la mayoría de personas lo que más le preocupa es el desempleo, la inestabilidad personal, la familia, la pareja,  la falta de salida o estabilidad  profesional, los cambios políticos, son focos de ansiedad. 

 

La ansiedad puede ser  una situación de emergencia social - pública que afecta  a las personas en situación de desempleo y a su entorno, así como a otros colectivos afectados, víctimas de violencia, terrorismo,etc.

 

Contener emocionalmente a la persona afectada o afectadas por un esta de ansiedad es importante para su progreso.

 

Entre las claves que podemos  tener en cuenta para la mejora de nuestro propio estado o el de un allegado, podemos encontrar las siguientes alternativas: 

  • Volver a las actividades cotidianas  placenteras. El salir a pasear, volver a la parcela, celebrar un acontecimiento no debería generar culpabilidad o ansiedad. 
  • Practicar algún deporte o actividad al aire libre
  • Dejar abierta la posibilidad de conversar sobre el tema que le preocupa
  • Animar a la persona a expresar sus emociones
  • Volver a tomar el contacto con las amistades y antiguos compañeros de trabajo.

 

Encontrarse en un estado de alerta constante no es beneficioso para la salud física ni el bienestar emocional. Los cuales terminan por limitar la capacidad de acceso al empleo, el crecimiento personal, la mejora en las relaciones,  de allí su importancia en actuar en prevención o mejora de los síntomas; nerviosismo, agitación, sentimientos de que no se puede hacer nada por el futuro, desesperanza,entre otros. 

 

Es importante tener unas pautas de higiene emocional para afrontar mejor los niveles de ansiedad o estrés que puedan  generar un estado de emergencia como es el desempleo, la pareja, la profesión, el trabajo u otra causa que afecte a una persona.

 

Si observamos que la situación de emergencia sobrepasa a la persona y lo anula en su interés sobre otras áreas de su vida es recomendable acudir  a un profesional.

r-inicia, tarragona, centro psicológico, oriana mosquera, psicomforense
Colaboradora en el Centro Psicológico R-Inicia